Blog

CARTÓN

Un desecho común en cualquier casa en grandes cantidades es el cartón. La mayoría de los productos vienen en cajas que pueden ser fácilmente aprovechables o reciclables, representando un gran beneficio para el medio ambiente. 

Cada tonelada de cartón reciclado representa un ahorro de dos metros cúbicos de vertedero, 140 litros de petróleo, 50.000 litros de agua y la emisión de 900 kilos de dióxido de carbono. 

El cartón puede ser un excelente material en determinados tipos de construcciones, debido a su reducido coste y a su facilidad de reciclaje. 

Los tubos de cartón son habitualmente fabricados como elemento auxiliar en la industria textil o del papel. Al no tratarse de un material de uso común en la construcción, previamente a la realización de los primeros proyectos no existía información acerca de sus propiedades mecánicas. Fruto del interés por emplear este material, se realizaron intensas campañas de investigación en Japón y en la Universidad de Dortmund y en Alemania para conocer las propiedades mecánicas de los tubos de cartón.

De estas investigaciones se extrajeron interesantes conclusiones. Al igual que la madera, se trata de un material cuya resistencia se modifica con la duración de la carga. El módulo elástico es más reducido que el de la madera, mientras que al igual que esta última, el comportamiento mecánico es diferente para cargas de compresión y flexión, siendo las tensiones máximas admisible un 50% mayores.

Uno de los principales problemas que pueden afectar a la durabilidad de las construcciones con tubos de cartón es que son extremadamente sensibles a la infiltración de agua, pero con la aplicación de resinas, esto puede modificarse. El uso del cartón para la reconstrucción de vivienda perdidas debido a desastres naturales, es una buena opción para recuperar tu hogar, de forma rápida y costeable.

 

WIKKELHOUSE.

Es un sistema constructivo modular y sostenible, que genera espacios adaptables y prefabricados. Es un espacio que se puede adaptar a tus necesidades. La particularidad de este sistema es que el material utilizado en su construcción es el cartón. 

El término Wikkel significa envolver en holandés, haciendo referencia al proceso de construcción. Esta casa se genera de esta manera, envolviendo con cartón. En particular, el proceso constructivo se basa en un molde con la forma de la casa que hace de matriz, este molde gira y se va envolviendo con múltiples capas de cartón, en total 24 capas de cartón. Una vez aplicadas todas las capas, se libera el molde de y se empieza a fabricar el siguiente módulo. El sistema constructivo utilizado, es 3 veces más sostenible que la construcción tradicional.

Cada segmento o módulo tiene unas medidas de 1,20 m de ancho, 4,60 m de largo y 3,50 m de alto. Los módulos de cartón cuentan con una subestructura de madera que le confiere rigidez y que permite unir unos módulos con otros gracias a unas varillas de acero. Se pueden unir todos los módulos que queramos y el mínimo espacio que podemos configurar es de 3 módulos. El interior de los módulos se puede revestir de cualquier material y es totalmente personalizable.

Al ser su componente principal el cartón, Wikkelhouse es tan ligera que se puede instalar en cualquier sitio sin necesidad de ningún tipo de cimentación. Cada módulo pesa tan solo 500 kg con lo que se pueden instalar sin problema incluso sobre edificios ya construidos. Al no requerir cimentación, el impacto ambiental y coste de instalación de la vivienda se reduce al mínimo. La instalación se hace en tan sólo un día.

 

Conoce más sobre Wikkelhouse: https://www.youtube.com/watch?v=si6fjHuCj7Q

 

 

AGLOMERADO.

El aglomerado es un producto de madera, su proceso de fabricación es de ingeniería, que fue introducido en la industria de la construcción en la década de 1940.  

Se llama aglomerado por que está construido por la unión de varias partículas.

Las materias primas que se utilizan en el proceso de fabricación de este tipo de tablero, es madera en rollo, la cual conocemos como troncos, para que sea una buena mezcla en cuanto a la madera  se utilizaría 50% de madera de pino y 50% de madera de chopo. 

Debido a que en los últimos años ha incrementado el costo de la madera en rollo, hoy en día se utiliza madera de reciclaje, como pallets, restos de serrerías, restos de tablones, etc.

 

Proceso de Fabricación.

 Descortezado: una vez que los troncos son cortados, son transportados a la fábrica donde se comienza el proceso de quitar la corteza del tronco, en unas máquinas llamadas peladoras o descortezadoras. No se aconseja que permanezca la corteza en el tronco ya que puede llegar a alterar la calidad del tablero, sin embargo es utilizada como biomasa para las calderas. 

Astillado: Realizado el pelado, los troncos pasan por las astilladoras, estas son grades máquinas que convierten los troncos en astilla muy rápidamente, una astilladora normal, puede tardar en moler un camión de 24000 Kg. unos veinte minutos.

Limpieza: posteriormente se pasa por un sistema de limpieza que está compuesto por una serie de cribas, las cuales separan la madera de la tierra, arenas, metales etc.

Proceso de virutado: hecha la limpieza, la astilla pasa por los molinos, los cuales deben de estar perfectamente calibrados para obtener la viruta precisa que se necesita para la fabricación del tablero.

Secado: a continuación, se pasa el material por los secaderos con una fuerte corriente de aire, generada por grandes ventiladores, dentro de un tambor giratorio al cual se le aplica temperatura del orden de 110 º C de salida, por medio de un quemador.

Adhesivo: en este paso del proceso se pulveriza la viruta con resina de urea formaldehído o similar según el cometido o calidad del tablero(pegamento). Se mezcla todo hasta alcanzar un producto homogéneo.

Proceso de formación: sobre una cinta se comienza distribuyendo una capa de astilla fina que formara una de las superficies, a continuación una gruesa para el alma y otra fina. En este punto la manta es mucho mas gruesa de lo que será el tablero.

Prensado: la manta es pre-prensada en frÍo, a continuación va pasando por unos rodillos calientes que reducen su grosor paulatinamente mientras por efecto del calor se va fraguando la cola. A la salida y todavía calientes la manta continua, es cortada en tableros de mayor tamaño que el definitivo.

Enfriado: los tableros de aglomerado se van colocando de uno en uno en unos volteadores donde se irán enfriando mientras giran, una vez salen por el otro lado ya están fríos.

Corte a medida: tras salir de la volteadora los tableros de aglomerado son cortados y escuadrados a su medida definitiva, se calibra su espesor mediante lijadoras de rodillos de gran tamaño, posteriormente se empacan y ya están listos para uso.

 

Ventajas y desventajas del aglomerado.

Ventajas. 

  • Es resistentes al fuego, son menos propensos a la captación de hongos o de moho y tiene propiedades aislantes del sonido.
  • Cuenta con una amplia gama de espesores.
  • Ofrece una alternativa económica a la madera sólida para la construcción de muebles. Menos árboles serán talados cuando la gente elige más de aglomerado.
  • Material noble para colocación de chapas de madera y melaminas.

Desventajas. 

  • Presencia en la composición de resinas de madera aglomerada de formaldehído. Como resultado, una cierta cantidad de esta sustancia se libera continuamente en el medio ambiente, que cuando se utiliza en interiores material puede causar alergias en los seres humanos.
  • Aglomerado es susceptible al daño y la deformación de la exposición al agua. Asegúrese de que se ha sellado, y manténgalo alejado de ambientes húmedos.

BAUHAUS

LA BAUHAUS.

Considerada como la primera escuela de diseño del siglo XX, fundada por el arquitecto Walter Gropius, en el año de 1919 a 1933 en Weimar, Alemania. Bauhaus, nombre derivado de la unión de las palabras en alemán “Bau”: construcción y “Haus”: casa. 

Fue la escuela de artesanía, diseño, arte y arquitectura surgida de la unión de la Escuela de Bellas Artes con la escuela de Artes y Oficios.

Al igual que otros movimientos pertenecientes a la vanguardia artística, los procesos políticos y sociales tuvieron gran influencia. Con el final de la primera guerra Mundial comenzaron a surgir movimientos revolucionarios que aspiraban provocar una renovación radical de la cultura y la sociedad que con la necesidad de encontrar nuevos caminos en cuanto a diseño y composición. 

La estrategia de la Bauhaus tenía mucho que ver con las transformaciones y necesidades de la población y de los propios artistas. Por ella pasaron vanguardistas fundamentales a quienes, en principio, Gropius buscó y llamó para que colaborasen con él en un experimento que se autoafirmaba como democrático y que aspiraba a que los jóvenes creadores se formaran en un clima distinto al de las escuelas de arte convencionales. Gropius buscó autores de personalidades distintas entre sí que pudieran transmitir, más que enseñar, el oficio de artista y lo que este implicaba; abogaba por un modelo de maestros y aprendices, más que de alumnos y profesores.

Por primera vez, el diseño industrial y gráfico fueron considerados como profesiones ya que se establecieron las bases normativas y los fundamentos académicos tal y como los conocemos en la actualidad. 

Al paso del tiempo fueron apareciendo personalidades artísticas importante para la participación de la impartición de clases, como las aportaciones de Wassily Kandinsky y  Paul Klee, los cuales tenían métodos y formas de pensamiento muy distintas las unas de las otras.

Klee proponía a los aprendices que experimentaran con formas, imágenes y colores y que meditaran sobre el proceso artístico desde un enfoque personal. Impartió un taller textil, pero exigía a los estudiantes conocimientos de pintura y teoría del arte y se refería a menudo a la música y los presupuestos armónicos de las composiciones. 

Kandinsky, por su parte, entró en la Bauhaus a principios de 1922, tras abandonar Rusia al comprobar que la vanguardia no podría abrirse allí camino. Contaba con un sólido prestigio – once años antes había publicado De lo espiritual en el arte – y sus modos de trabajo, sometiendo formas y líneas a un estudio serio y casi científico, establecía esa tercera vía entre el arte emocional y el arte intelectual entre los que siempre pareció debatirse la escuela.

La transformación definitiva de esta llegó con la entrada del húngaro Moholy-Nagy, cuya proximidad al constructivismo, y su visión del artista como parte de una maquinaria de producción y no como un ser inspirado, le convirtieron en la figura innovadora que empezaba a ser necesaria. 

El cosmopolitismo de la escuela, sin embargo, seguía generando sospechas, los artesanos locales no miraban bien los lazos que se estrechaban entre la Bauhaus y la industria, y por esta y otras causas, El Ministerio de Educación, redujo en 1924, su presupuesto a la mitad. Gropius anunció el cierre en marzo de 1925, pero finalmente no llegó. La escuela se trasladó a Dessau para mezclarse con la Escuela de Artes y Oficios de esta ciudad.

En la nueva etapa, la Bauhaus nos dejó fundamentalmente diseños tipográficos y publicitarios, y allí se creó también su departamento de arquitectura, con Hannes Meyer al frente. Del de diseño, que ganó en relevancia, se ocupó Marcel Breuer. 

Las relaciones de Meyer, Klee, Kandinsky y Moholy-Nagy no eran buenas, los tres últimos defendían la importancia de la creatividad en la formación, no tanto Meyer, que daba preferencia a la arquitectura sobre el resto de disciplinas por su función de mejorar la vida de las personas y a las personas mismas a través del diseño funcional.

Fue en 1928 cuando Gropius decidió dejar la Bauhaus. Meyer pasó a ser director ante las críticas, en el breve periodo en que estuvo al frente de la escuela se potenciaron, de hecho, los nexos con la industria y las ventas. También se creó un departamento de fotografía que dejó claro que los anteriores métodos de Klee y Kandinsky, que defendían ser pintor ante todo, no tenían lugar en la modernidad naciente. 

Uno de los principios establecidos desde su fundación fue “la forma sigue a la función“, por lo que en arquitectura los diferentes espacios eran diseñados con formas geométricas según la función para la que fueron concebidos. 

En 1930 lo sustituyó Mies van der Rohe, que dirigió la escuela en sus tres últimos años. Ya era un reputado arquitecto internacional que experimentaba con el cristal en sus investigaciones formales y que entendía que los rascacielos eran el futuro del mundo. En 1932, acusada de pro-judía, la escuela tuvo que cerrar en Dessau y se trasladó a Berlín, donde se convirtió en una escuela privada. Fue ordenada su clausura el 11 de abril de 1933 por las autoridades alemanas nazis para eliminar cualquier rastro de “cosmopolitismo judío” y de arte “decadente y bolchevique”.

Sharma Springs

BAMBÚ.

El bambú es considerado como una hierba, no árbol, existen cinco géneros de bambú con aproximadamente 280 especies diferentes. Se encuentra principalmente en partes tropicales o subtropicales de Asia, África y América.

Es un recurso natural y ecológico con un sinfín de aplicaciones, como por ejemplo, en forma de suministro de materiales de construcción, música, calefacción, ropa, mobiliario y alimentación. 

El crecimiento del bambú es aproximado de 25 cm por día. La gran velocidad de crecimiento, se traduce en una gran productividad de biomasa que, en condiciones ideales, puede llegar a superar las 50 toneladas por año. Debido a que se recolecta a los 5 años y se regenera sin tenerlo que replantar el bambú contribuye a una gestión forestal sostenible.

 

Material de construcción.

Es más resistente que la madera de roble, además es una de las maderas más flexibles y livianas.

Cuenta con resistencia a fuerzas mecánicas, otorgando más seguridad que el acero o hierro, no es sensible a la humedad y tampoco no se oxida. Como podemos ver, la arquitectura con bambú es capaz de combinar interiorismo y estructura en un mismo espacio.

  

IBUKU. 

Ibuku es un equipo de arquitectos, diseñadores y artesanos liderados por Elora Hardy, el objetivo principal es el uso del bambú como material de construcción, aunando las tradiciones artesanas locales y la ingeniería moderna. Su construcción, sorprenden con sus diseños y curvas a cada paso. No hay dos cañas de bambú iguales, por lo que cada casa, puente o zona es algo único, elegante y distinguido.

Es importante la protección de bambú ya que puede envejecer o pude ser afectado por los factores naturales. El tratamiento con bórax transforma al bambú en un material de construcción posible. Al tratarlo junto a un diseño adecuado, hace que las construcciones de bambú puedan durar toda una vida.

 

Sharma Spring

Sharma Springs, ubicada en Abiansemal, Indonesia, fue diseñado como un refugio en medio de la selva. Es un edificio construido casi en su totalidad de Bambú, e incluye 6 niveles, 750 m2 y 4 dormitorios con vistas al valle del río Ayung.

Herreros construyeron las cabinas de ducha, mientras que un grupo de talladores de piedra trabajaron con las piedras en el interior. El equipo diseñó a medida cada elemento y mueble de la casa. Los jardines por su parte, fueron diseñados siguiendo los principios de diseño de la Permacultura.