BIOFILIA

BIOFILIA EN LA ARQUITECTURA.

 

El diseño biofílico está enfocado en incorporar elementos de la naturaleza en espacios urbanos o interiores para evocar de esta forma a la naturaleza con el objetivo de ayudar a que las personas se sientan mejor y conecten nuevamente con el espacio, una forma de mejorar eficazmente la salud y el bienestar de los individuos y la sociedad, tanto en espacios individuales o cerrados como en abiertos.

La Biofilia es conocida desde hace siglos como el amor a naturaleza y a los sistemas vivos. El ser humano está intrínsecamente relacionado con el mundo natural. En un mundo repleto de tecnología, en un entorno arquitectónico orientado al utilitarismo, este vínculo natural se deja de lado, lo que a su vez influye en el deterioro del estado de salud y confort en el trabajo y en otros ámbitos, más adelante se refleja en la reducción del rendimiento.

Khoo Teck Puat Hospital | RMJM | Yishun (Singapore)

Los efectos de la biofilia generan afinidad en los seres humanos, esto brinda un bienestar mental y también ayuda en la curación y recuperación fisiológicas. Estos efectos positivos no solo van relacionados con el espacio laboral, habitacional, si no también están clínicamente documentados.

Se ha demostrado que una vista a un escenario natural desde una cama de hospital disminuye el tiempo de recuperación y la cantidad de analgésicos requeridos.

En el caso de ambiente laboral, los empleados que disponen de acceso a elementos naturales en su lugar de trabajo muestran un 15% de mejora de su bienestar, son un 15% más creativos y su productividad aumenta un 6% en comparación con las personas que trabajan en oficinas sin factores cercanos a la naturaleza.

Este ejemplo de los efectos de la biofilia eleva la percepción tradicional de los ambientes naturales de simples como “lugares agradables” si no algo mucho más importante: “lugares curativos”. De hecho, las culturas tradicionales asocian los ambientes naturales con efectos curativos mucho más que la cultura contemporánea occidental.

El efecto de la biofilia no solo tiene relación solamente con los organismos biológicos si no también se derivan gracias a la geometría. Por lo tanto, se deduce que podemos acercarnos al efecto biofílico haciendo uso de estructuras arquitectónicas y arte que poseen la geometría correcta.

La hipótesis de la biofilia da un giro en la arquitectura tradicional, no se construye solamente para satisfacer fines utilitarios, sino para poder enriquecernos visualmente de manera continua de los resultados.

Formamos nuestros espacios siguiendo geometrías muy específicas y utilizamos colores, adornos y patrones para obtener un enriquecimiento ambiental similar a la de los ambientes naturales. Este proceso no es una imitación superficial de la naturaleza, sino más bien la generación de geometría natural.

Meeting space with biophilic elements

En resumen, un diseño biofílico se apoya de elementos naturales, como por ejemplo madera, plantas, luz natural, colores que evoquen naturalidad y frescura, también podemos apoyarnos generando un espacio extrasensorial, involucrando sonidos naturales, agua y aromas. 

En la actualidad es imposible detener el crecimiento de la sociedad, esto involucra a la construcción, es aquí en donde yo me pongo a pensar y hacer conciencia, si esto es parte de progreso, por qué no empezar a hacer espacios más acordes a las necesidades del ser humano, sin afectar su convivencia con lo natural y su estado emocional y salud. Es momento de ser conscientes y buscar el cambio, para que las próximas generaciones puedan tener una gran calidad de vida. 

Y tú. ¿Qué cambio piensas hacer?


Imprimir   Correo electrónico